Encuentro nocturno


Escuchar este audio relato erótico

Saludos varones caprinos, yo soy Ver√≥nica tambi√©n conocida como Ishtar, tu madre sexy favorita. Les presento una nueva experiencia sensual a trav√©s de un relato er√≥tico delicioso. Si has le√≠do mis relatos anteriores, sabr√°s que soy una mujer casada que disfruta enga√Īando a su esposo, teniendo encuentros sexuales casuales. Adem√°s, tambi√©n tengo encuentros planeados. Soy una bella mujer de Guatemala y gracias a estos encuentros me he vuelto famosa en mi pa√≠s natal. M√°s tarde, me mud√© a M√©xico donde tambi√©n he ganado cierta popularidad. Para que mi esposo no sospeche, he utilizado diferentes alias, como Ishtar, Venus, Luna, entre otros. El m√°s reconocido siendo Ishtar, en honor a la Diosa de Babilonia, de la fertilidad, la guerra y el amor.

En M√©xico y Guatemala, me inscrib√≠ en sitios web de compa√Ī√≠a, dedicados a promocionar mujeres para que los caballeros escojan a su cita. Estas plataformas requieren una verificaci√≥n tanto de las damas como de los clientes para asegurar la seguridad de ambas partes y evitar riesgos innecesarios. Mi desenfrenada pasi√≥n me incitaba a tener encuentros con desconocidos. Me excita y moja el pactar un encuentro con alguien que no conozco, tener relaciones con un hombre al que nunca volver√© a ver, del cual muchas veces ni siquiera s√© su nombre. Por lo tanto, contin√ļo como una mujer madura ardiente, buscando emparejarme con cualquier hombre que se me cruce en el camino.

Por ello, publiqu√© mi n√ļmero y perfil en Facebook, lo que result√≥ en miles de mensajes lleg√°ndome, a menudo me resulta imposible responder a todos y en ocasiones, si respondo, me resulta dif√≠cil mantener una conversaci√≥n debido al gran volumen de mensajes. Adem√°s, hay ocasiones en las que programamos un encuentro y la otra persona no se presenta a la hora acordada, lo que me llev√≥ a inscribirme en sitios web verificados. A continuaci√≥n, te mostrar√© c√≥mo fue pactado mi √ļltimo encuentro.

En la noche del s√°bado 5 de agosto, recib√≠ un mensaje de un caballero que dec√≠a lo siguiente: buenas noches, hermosa Ishtar, me gustar√≠a obtener informaci√≥n. Respond√≠: Hola cari√Īo, buenas noches. Gracias por tu inter√©s. Para nuestra cita te ofrezco 60 minutos de intimidad ilimitada, sexo oral natural con las famosas pastillas negras para mayor placer, y puedes eyacular en mi rostro, adem√°s de lluvia dorada. Nuestro encuentro ser√° como de novios, con besos apasionados y caricias, llevar√© lencer√≠a seductora, te brindar√© un baile sensual y nos entregaremos al deseo. Luego pasaremos al acto sexual en todas las posiciones que desees. El precio de mi servicio es de $5000, equivalentes a unos 227 d√≥lares. Si prefieres sexo sin protecci√≥n, hay un cargo adicional de $1000 y se requiere una prueba de VIH, de igual forma, el sexo anal tiene un costo extra de $1000. Y en caso de querer un GangBang, tiene un costo extra de $3000. Te atender√© en el hotel del Centro Hist√≥rico, Isabel la Cat√≥lica o en el Metro Patriotismo. Acepto pagos por transferencia, efectivo o tarjeta.

El caballero respondi√≥: el servicio me parece un poco caro, pero he le√≠do rese√Īas muy positivas sobre ti, as√≠ que perfecto, nos vemos ma√Īana domingo en el Metro Patriotismo a las 8pm, con uso de preservativo. Contest√©: perfecto amor, aunque el servicio parezca costoso, te aseguro que quedar√°s satisfecho. Este hombre no ten√≠a foto de perfil, lo que a√Īad√≠a un toque de emoci√≥n, me preguntaba qui√©n ser√≠a con quien tendr√≠a relaciones, ¬Ņser√° como mi esposo descuidado y poco atractivo, un joven atl√©tico, o un hombre de mi edad, ser√° atractivo? ¬ŅTendr√° un miembro grande o ser√° de tama√Īo promedio como el de mi esposo, o peque√Īo pero vigoroso? Estas inc√≥gnitas solo aumentaban mi deseo.

Finalmente llegó el domingo, mi esposo había ido a Cuernavaca con su

El insensible de su superior, mis hijas con sus parejas. A eso de las 6pm, me encontraba sola, disponible y sumamente excitada, al saber que estar√≠a con un hombre desconocido. Al entrar a la ducha, el agua estaba ardiendo, pr√°cticamente hirviente, y yo llena de deseo. Era el escenario perfecto para estimularme con mis dedos. Despu√©s de unos minutos, dej√© escapar un gemido intenso: ¬°aaaaa, mmmm! Finalmente, me rasur√© el monte de Venus. Sal√≠ de la ducha, fui a mi armario y escog√≠ un mini vestido negro con brillos, que le daba un toque sensual. Mis hombros y la parte superior de mi espalda quedaron al descubierto, ajustado al cuerpo, llegando hasta la mitad de mis muslos, con un pronunciado escote. Me puse unas medias negras sexys que llegaban hasta lo m√°s alto de mis muslos, adem√°s de una tanga negra y unas zapatillas negras muy sensuales. Me maquill√© con un labial rojo intenso, sin olvidar mis aretes y anillos, y dej√© mi cabello suelto. Eran las 7:45 cuando aquel hombre, me envi√≥ una foto y la ubicaci√≥n de la habitaci√≥n. Le respond√≠ con un mensaje de voz: "Voy en camino, cari√Īo".

A las 8pm, llegu√© a la recepci√≥n de ese conocido Motel. El recepcionista, que ya me conoc√≠a, anunci√≥ mi llegada, y una voz profunda respondi√≥ que subiera. Deseaba que tambi√©n tuviera algo grueso en pantal√≥n. Tom√© el ascensor y al llegar a la habitaci√≥n indicada, toqu√© a la puerta. Inmediatamente, un caballero moreno, atractivo, con un cl√°sico bigote, de unos 30 a√Īos, delgado pero definido, de aprox. 1,77 m de estatura, con pantal√≥n y camisa formal, me recibi√≥. Le salud√© con un beso apasionado y √©l, sin perder tiempo, agarr√≥ mis nalgas con fuerza. As√≠ continuamos por unos minutos y me dijo: "Te pagar√© ahora". Tom√© el dinero, lo cont√© y lo guard√© en mi bolso.

De inmediato saqu√© de mi bolso mi kit de trabajo (toallitas h√ļmedas, aceite/lubricante, condones). Mi acompa√Īante puso m√ļsica, se gir√≥ hacia m√≠ y comenzamos con la acci√≥n. Los besos eran intensos y bien dados, mientras sus manos acariciaban mis hermosas nalgas. Al sentir su erecci√≥n, empec√© a frotarme contra √©l, peg√°ndome m√°s y sintiendo ese miembro duro. Lo empuj√© a la cama y comenc√© a bailar, realizando el famoso perreo, mientras √©l me manoseaba por completo, desde mis pechos, pasando por las nalgas y terminando hundiendo las manos en mi zona √≠ntima. Me sent√© sobre √©l y su miembro estaba a punto de romper el pantal√≥n. Nos bes√°bamos apasionadamente, despu√©s de varios minutos, nos levantamos y frente al espejo comenzamos a besarnos. Bes√© su cuello, le acarici√© el cabello, mientras √©l recorr√≠a mis nalgas con sus manos. Empec√© a desabrocharle el cintur√≥n y baj√© su pantal√≥n y calzoncillos de golpe. Apareci√≥ un gran miembro, con venas hinchadas, una curva hacia la izquierda y muy grueso, con vellos prominentes. Luego, saqu√© unas toallitas h√ļmedas y limpi√© la zona de trabajo (aunque era evidente que √©l estaba impecable, se notaba que se hab√≠a ba√Īado). Mientras aplicaba lubricante, besaba aquel imponente miembro.

Me arrodill√© y de un solo golpe me lo met√≠ todo en la boca. "Ufff, Ishtar", se alcanzaba a escuchar en su voz profunda. Permanec√≠ unos segundos, que se sintieron eternos, atrapada en ese duro miembro. Saqu√© su miembro de mi boca, empec√© a toser por la intensidad del oral, y volv√≠ a meterlo profundamente, hasta el fondo. Simult√°neamente, √©l acariciaba mis pechos con sus manos, y luego dirig√≠a mi cabeza para marcar el ritmo, tirando de mi cabello. Al sentir que la intensidad aumentaba, saqu√© unas pastillas negras que potenciaban el acto, y mi compa√Īero gimi√≥ de placer: "Ufff, qu√© placer, se√Īora lasciva", mientras empezaban a salir unas gotas de semen. Despu√©s de unos minutos, lo llev√© al borde de la cama, lo sent√© y lo limpi√© con una toallita h√ļmeda. Una vez listo, volv√≠ a dar un oral profundo y suave, prestando atenci√≥n tanto en la parte superior como en la inferior de su miembro, mi cliente estaba extasiado con esa escena.

Ya te deseo, afirmó con anhelo. Se acercó lentamente y empezó a besarme sobre la ropa, subiendo y bajando mi tanga con cuidado, luego acarició mi área más íntima, lo que me llevó a gemir en respuesta. Sus caricias eran muy placenteras, provocando sensaciones intensas en todo mi ser. Después, se tumbó y me invitó a tomar la iniciativa, así que saqué un preservativo de mi bolso y se lo coloqué. También cogí una botellita de aceite y la vertí sobre su miembro, aplicando un poco en mis manos y luego en mi cuerpo. Nos unimos con pasión, disfrutando el momento. Me confesó que prefería un ritmo pausado para prolongar el éxtasis. Nos movíamos con suavidad pero con intensidad, disfrutando cada instante juntos.

Sus palabras me excitaban a√ļn m√°s, por lo que le ped√≠ que me tomara con fuerza, aumentando gradualmente el ritmo de nuestras caricias. Segu√≠ anim√°ndolo a continuar, hasta que decid√≠ cambiar de posici√≥n. √Čl accedi√≥ y me levant√≥ para realizar movimientos m√°s intensos, provocando que ambos sud√°ramos m√°s de la cuenta. Luego, elev√≥ mis piernas sobre sus hombros y continu√≥ con sus embestidas firmes y profundas. La pasi√≥n sub√≠a de tono mientras manten√≠amos un ritmo fren√©tico. La situaci√≥n se tornaba cada vez m√°s placentera, con besos apasionados y movimientos coordinados que nos llevaban al l√≠mite del placer.

Con firmeza, me sujetó el cuello con ambas manos, incrementando gradualmente la intensidad de nuestros movimientos. Sin pausas, aceleramos el ritmo, sumergiéndonos en una vorágine de excitación. En un momento de éxtasis, sugirió deseos de intimidad sin protección. Rápidamente, se levantó de la cama y propuso continuar sin el preservativo, mostrando un estudio médico reciente. Impulsada por la excitación, accedí sin titubear. Retornamos a la posición original, agotados pero ansiosos por prolongar el placer. Los besos se volvían más intensos y continuos, sumergiéndonos en un mundo de pasión desenfrenada, donde el tiempo parecía detenerse.

En un momento de descanso, nos entregamos a apasionados besos, explorando cada recoveco con fervor. Mi cliente se incorpor√≥, mostrando su miembro en plenitud, listo para satisfacernos mutuamente. Disfrutamos de intensas sensaciones, elevando nuestra conexi√≥n a niveles insospechados. Con gestos tiernos y miradas c√≥mplices, nos sumergimos en un torbellino de placer compartido, donde cada instante se viv√≠a con intensa pasi√≥n y deseo. ¬°Qu√© delicioso sabor ten√≠a su l√≠quido! Cerr√© los ojos, saboreando cada instante de aquel encuentro √ļnico y excitante.

hasta casi podría decir que era dulce. Mientras degustaba, con mi mano derecha agarré su tronco y comencé a darle un suave masaje, deslizando hacia atrás la delicada piel que lo envolvía, lo cual hacía que su cabeza se volviera más grande y brillante. Luego, abrí mi boca y la introduje, mi lengua exploraba ese miembro por completo, él respiraba agitado. Después de un tiempo, lo retiré y lo elevé suavemente con mi mano, comencé a lamer sus testículos, desde allí mi lengua recorría su falo hasta llegar al extremo, dándole placer por un rato y luego volviendo a bajar siguiendo la misma ruta.

"Me vuelves loco, Ishtar, eres una Diosa, qu√© mamada tan espectacular me est√°s brindando, la mejor de mi vida", mientras √©l expresaba esto, yo me sent√≠a complacida, por lo tanto, decid√≠ morder levemente su tronco y luego de forma muy sutil el glande, "--oh, despacio", comenzaba a fluir un l√≠quido blanco. Acto seguido, me puse de pie, lo lanc√© sobre la cama, su pene apuntando al techo, finalmente no resist√≠ m√°s y subiendo gateando por la cama, me sent√© sobre √©l introduci√©ndolo hasta el fondo, pero esta vez por mi ano, mientras ambos nos mir√°bamos fijamente. -¬°Oh, qu√© placer! Exclam√© al sentir su glande abri√©ndose paso en mi ano. Con sus manos apretaba con fuerza, sent√≠a sus test√≠culos calientes chocar contra mi trasero, en cada embestida profunda que compart√≠amos. Nos bes√°bamos apasionadamente, nos mord√≠amos los labios, despu√©s √©l descend√≠a y besaba mi cuello, haci√©ndome gemir como una loba en celo. Gracias a mi capacidad multiorg√°smica, experiment√© no s√© cu√°ntos cl√≠max montada en ese falo hinchado e incansable. √Čl eyaculaba copiosamente y su miembro apenas se debilitaba. Continuaba d√°ndome con intensidad a los pocos minutos. Con lujuria le dec√≠a: "As√≠, amor m√≠o, t√≥mate a esta dama en celo". De repente me agarra fuertemente del cabello, "-eres una perra, no m√≠a ni de nadie, menos de tu esposo, puta-", al decir esto, me tiraba fuertemente del cabello, aunque me excitaba y comenzaba a azotarme con fuerza y a morder con fuerza mis pechos -- ohh, un gemido desgarrador brot√≥ de mis labios, que seguramente se escuch√≥ en todo el motel.

"Lev√°ntate, zorra, y ponte en posici√≥n de cuatro", me orden√≥, y como su fiel meretriz, as√≠ lo hice, dejando que mis manos se apoyaran en la cama, y mi trasero en alto. √Čl se posicion√≥ detr√°s de m√≠, "-¬ŅEst√°s c√≥moda? ‚Äď Presionando con un dedo en mi ano. Al no obtener respuesta, "-Separa las piernas y responde", d√°ndome una palmada en mi trasero expuesto. "-S√≠√≠√≠, aaah", separando r√°pidamente las piernas. "-¬ŅQuieres m√°s?", prosigui√≥ el caballero. Despu√©s, rein√≥ un silencio. Solo se escuchaba mi agitada respiraci√≥n. El tom√≥ su cintur√≥n, lo retir√≥ de su pantal√≥n y me dio varios azotes. Fueron suaves, solo para reforzar mi entrega. "-No te oigo", me dijo propin√°ndome m√°s azotes, esta vez fuertes, y uno final, m√°s intenso. "-S√≠, quiero m√°s de ti."

Ese caballero se aproxim√≥, lubricando su falo con su propia saliva. Agarr√© su nalga derecha y √©l tom√≥ la izquierda. Grit√© cuando mi trasero fue penetrado por nuestras manos. Cuando mi cliente super√≥ mi resistencia inicial, mi cuerpo protest√≥ de forma natural. Nuestras manos notaban c√≥mo mi ano intentaba cerrarse ante las lentas pero firmes embestidas que recib√≠a. Finalmente cedi√≥ y de inmediato me penetr√≥ con un largo impulso. Un sonido entre susurro y aullido acompa√Ī√≥ todo el trayecto, cesando √ļnicamente cuando nuestros cuerpos chocaron deteniendo su avance. Ese hombre hizo una pausa para permitirme adaptarme a su interior. Minutos m√°s tarde, de forma lenta, como la experimentada cortesana que soy, empec√© a mover mis caderas favoreciendo un coito m√°s placentero y llev√°ndolo a mi ritmo. Acto seguido, el var√≥n disminuy√≥ la velocidad. Ahora retiraba por completo su miembro, me lo mostraba y luego lo volv√≠a a introducir de un solo golpe. Un gemido escapaba de mi boca con cada nueva embestida. Mis piernas empezaron a flaquear y en cada arremetida, me iba doblando hasta que luch√© y qued√© arrodillada. Mi cliente, como un caballero, increment√≥

la fuerza, mis caderas ya no se movían, eran los brazos de mi macho, bien sujetos, quienes me incitaban a agitarme. A medida que todo se aceleraba, yo apoyaba mi rostro en el suelo y gemía mientras me dejaba llevar. Mis pechos se balanceaban rítmicamente, marcando el compás de las embestidas que mi cuerpo recibía.

Luego, me levant√© y me lanc√© con fuerza sobre la cama, quedando con las piernas abiertas. √Čl me agarr√≥ de la cintura y su miembro se introdujo en mi parte √≠ntima, facilitado por la abundante lubricaci√≥n que hab√≠a generado. Me sent√≠a en las nubes al recibir esa parte masculina desliz√°ndose dentro de m√≠, explorando cada rinc√≥n de mi ser, hasta que empez√≥ a moverse m√°s r√°pido. Lo abrac√© con fuerza con mis piernas, gimiendo intensamente ante sus r√°pidos y profundos movimientos, mientras nos bes√°bamos apasionadamente, entrelazando nuestras lenguas con frenes√≠. Aquella uni√≥n fue tan intensa que me hizo experimentar un orgasmo prolongado e incomparable, mientras su generoso semen era depositado en mi interior. -¬°aaa, mmm, aaaa!- se mezclaban nuestros gemidos mientras nuestros cuerpos sudorosos y empapados de fluidos segu√≠an unidos, con su miembro dentro de m√≠.

Despu√©s de unos minutos, permanecimos juntos en la cama y le dije, con la determinaci√≥n de la loba que soy, que a√ļn ten√≠amos tiempo para otra ronda. √Čl sonri√≥, me tom√≥ entre sus brazos y empez√≥ a besarme. Estuvimos as√≠ varios minutos, y poco a poco me deshice de mi vestido, quedando solo con las medias y los tacones puestos. -He fantaseado tanto contigo, Ishtar- le bes√© como muestra de agradecimiento y luego me dirig√≠ a su miembro, colocando mi rostro a escasos cent√≠metros de √©l. Lo acarici√© con ternura por un momento, bes√© su glande con suavidad, mientras su miembro se encontraba en reposo. Lo sostuve con mi mano y con mi lengua le di peque√Īos toques en la punta, aumentando mi deseo por ese miembro cada vez m√°s. La excitaci√≥n por esa parte viril era cada vez mayor. El miembro pronto recuper√≥ su vitalidad, estaba completamente erecto y listo para poseerme.

Nos pusimos de pie, tom√© un poco de agua y le apliqu√© lubricante. Despu√©s, introduje su miembro en mi boca, chupando con ansias, clavando mis dedos en sus gl√ļteos para sujetarlo con firmeza y evitar que se escapara. Intentaba abarcarlo por completo, a pesar de provocarme arcadas, no pod√≠a contener mi impulso y mov√≠a mi boca con rapidez. Mi excitaci√≥n crec√≠a y llev√© mi mano a mi parte √≠ntima para intensificar mi placer, no tardando en llegar al cl√≠max justo cuando sent√≠ su miembro palpitar en mi boca, succionando con m√°s intensidad, hasta percibir el c√°lido semen que descend√≠a por mi garganta, disfrutando de ese sabor √ļnico. Esparc√≠ sus fluidos alrededor de su ya h√ļmeda verga, volvi√©ndola a√ļn m√°s resbaladiza y placentera al tacto.

Minutos m√°s tarde, me puse en posici√≥n de cuatro, apoy√© mi cabeza en la almohada y alc√© mi trasero, ofreci√©ndomelo para ser pose√≠do. Me bes√≥ en los labios en agradecimiento, prepar√°ndose para el acto final. Sent√≠ la punta de su miembro buscando entrar en mi ano, presionando su glande. Mi esf√≠nter ard√≠a al sentir esa dura verga ensanchando mi poco el√°stico pasaje. Era doloroso, pero mi deseo superaba cualquier sufrimiento, lo soportaba para satisfacerme. Notaba c√≥mo se iba abriendo paso cent√≠metro a cent√≠metro a trav√©s de mi recto, imaginaba que este se enrojec√≠a por su paso, hasta que cedi√≥ ante la incursi√≥n. Cuando finalmente entr√≥ y su cabeza se aloj√≥ en mi interior, experiment√© una sensaci√≥n extra√Īa y excitante al sentir su miembro enterrado en mis entra√Īas. Poco a poco, mi cuerpo se adaptaba al tama√Īo de ese invasor desconocido.

Le ped√≠: -No te muevas, d√©jame relajarme para disfrutar de tu presencia en mi ano-. √Čl acariciaba mi espalda y cada parte de m√≠ que alcanzaba, sin apartar su miembro de mi cuerpo. Me trat√≥ con delicadeza, mientras mi culo se iba adaptando a la medida de ese "visitante" peculiar.De cara a mantenerme a salvo de alg√ļn da√Īo, el modo en que me acariciaba reflejaba ese sentimiento. De manera literal, pod√≠a sentir los latidos de su miembro en mi trasero, me estremec√≠a, me complac√≠a notar c√≥mo vibraba en mi recto. Para mi sorpresa, con un nuevo empuje de aquel macho, concluy√≥ de penetrarme por completo, golpeando sus test√≠culos contra mis gl√ļteos, arquee mi espalda, sent√≠ una molestia que formaba parte de la excitaci√≥n en la que est√°bamos inmersos. ‚Äď mmm, ahh‚ÄĒqu√© delicioso, me mord√≠a los labios, me besaba el cuello, alc√© mi trasero anhelando sentirlo m√°s profundo, comenz√≥ con un vigoroso movimiento que me enloqueci√≥. Lo sacaba para introducirlo de forma r√°pida, agarrando mi cintura, desplaz√°ndola hacia atr√°s con cada embestida, mis senos se mov√≠an ante esa incisiva penetraci√≥n anal. No dejaba de gemir y gemir, rog√°ndole que no se detuviera. Llev√© mi mano a mi cl√≠toris para acelerar mi orgasmo, que lleg√≥ acompa√Īado de exclamaciones de satisfacci√≥n. Grit√© como una loca, esa fricci√≥n en las paredes de mi trasero era alucinante, sus test√≠culos no dejaban de golpear mis nalgas.

Pronto lleg√≥ un orgasmo fabuloso, sin interrumpir su embestida que parec√≠a desgarrarme, deseando que no terminara, volv√≠ a tener otro orgasmo, estaba exhausta luego de esa veloz penetraci√≥n. En un instante sent√≠ c√≥mo su miembro estallaba en mi interior, un c√°lido l√≠quido llen√≥ mis entra√Īas, cay√≥ sobre mi espalda abraz√°ndome, est√°bamos agotados por el esfuerzo. Mi trasero ard√≠a y su semen tibio se deslizaba por mi entrepierna. Con nuestros cuerpos cubiertos de sudor y agotados, permanecimos en la cama intentando recuperar fuerzas. Minutos despu√©s, le dije que ya era hora de irme, pero como obsequio de su acompa√Īante, propuse ba√Īarnos juntos. Aquel caballero esboz√≥ una sonrisa y su rostro reflejaba su satisfacci√≥n. As√≠ que mi compa√Īero comenz√≥ a quitarme las medias y los tacones, qued√© completamente desnuda, me levant√≥ y me llev√≥ al ba√Īo donde el agua tibia relajaba y excitaba nuestros cuerpos.

Entramos juntos a la ducha, abri√≥ la regadera y empez√≥ a enjabonar mis partes √≠ntimas, mi ano estaba dolorido pero lo masajeaba con cuidado, -despacio por favor-, y as√≠ lo hizo, como agradecimiento tambi√©n le masajeaba su miembro fl√°cido y sus test√≠culos, luego se abalanz√≥ sobre m√≠; no tuve tiempo de reaccionar, cuando me di cuenta, me ten√≠a contra la fr√≠a pared del ba√Īo y de inmediato me dijo: ‚Äúsiempre te he encontrado atractiva, desde la primera vez que te vi en la p√°gina de Escorts CDMX, luego en tu Facebook, las fotos sensuales que publicas, las frases de lujuria, c√≥mo te gusta provocar a los hombres". El agua ca√≠a de la regadera sobre nuestros cuerpos sudorosos y llenos de nuestros l√≠quidos m√°s √≠ntimos, est√°bamos frente a frente masturb√°ndonos mutuamente mientras nos bes√°bamos.

M√°s tarde, me hizo ponerme en cuclillas, acerc√≥ su miembro a mi rostro divino, que a√ļn estaba fl√°cido, lo tom√© con una mano y lo introduje en mi boca; sent√≠ un placer inmenso y comenc√© a chuparlo como a √©l le gustaba. ¬°Oh, qu√© bien chupas, lujuriosa!, lo introdujo completamente y yo apretaba fuertemente el tronco, tratando de rechazarlo, pero a √©l le excitaba m√°s, me dec√≠a: ‚Äú¬°ah, s√≠ querida, as√≠, aprieta la boca, mu√©rdele el pene, qu√© bien lo haces!‚ÄĚ Otra vez se qued√≥ quieto tras meter todo su miembro y luego procedi√≥ a sacarlo lentamente. Repiti√≥ este proceso varias veces. Despu√©s de varios minutos, su miembro se volvi√≥ r√≠gido, me levant√≥ y con una de mis piernas me oblig√≥ a abrir las piernas, dirigi√≥ su miembro erecto hacia mi vagina mojada por el agua; intent√© resistirme pero me fue imposible, el pene estaba claramente erecto y comenz√≥ a abrirse camino en mi vagina, caus√°ndome un dolor intenso pero placentero.

As√≠ continuamos por un momento hasta que me hizo arrodillar y acab√≥, esta vez expuls√≥ menos semen, pero de la misma manera lo recib√≠. Le dije: ahora s√≠, cari√Īo, debo irme, salimos de la ducha, nos secamos con las toallas y aquel caballero asisti√≥ en el proceso de vestimenta, colocando en m√≠ aquel diminuto atuendo de tono negro con destellos que resaltaban mi sensualidad. Mis hombros quedaron al descubierto, dejando tambi√©n parte de la zona alta de mi espalda expuesta, lo que mi acompa√Īante aprovech√≥ para besarme apasionadamente, caus√°ndome excitaci√≥n. Acto seguido, me puse mis atractivas medias negras que alcanzaban la parte superior de mis muslos. Solicit√≥ que le entregara mi lencer√≠a, a lo que acced√≠, tom√© mi braga, la ol√≠ y bes√©, luego se la entregu√© con mis labios y nos besamos con ella, posteriormente, me coloqu√© mis zapatillas. Me maquill√© con un tono de rojo intenso, complementando con pendientes y anillos; finalmente, pein√© y dej√© suelto mi cabello. Ishtar me propuso abonar por una hora adicional, sin embargo, declin√© su oferta mencionando que ya hab√≠amos excedido el tiempo acordado y deb√≠a atender otro compromiso. Sorprendido, insisti√≥ en otra hora, a lo cual afirm√© y me alej√© para despedirme con un gran beso y, finalmente, mordiendo levemente sus labios como muestra de deseo. Fui acariciada por √ļltima vez y abandon√© la habitaci√≥n del motel. Qu√© gratificante experiencia, entregarse a un desconocido, tener encuentros fugaces con individuos cuyo nombre ni siquiera conozco, pero ya fui su amante y recib√≠ su eyaculaci√≥n. Soy Ishtar, ¬ŅTe interesar√≠a un encuentro?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tu puntuación: Útil

Subir