El encuentro especial


Escuchar este audio relato er贸tico

En una tarde cercana al final del verano, el sol a煤n calentaba el ambiente lo suficiente como para vestir de manera ligera. Al doblar la esquina de la calle donde ella resid铆a, Grey la avist贸 en la entrada de su edificio, cumpliendo con su compromiso, puntual y elegantemente arreglada. Mientras se acercaba, observ贸 sus largas y esbeltas piernas asomando bajo la falda hasta las rodillas, de color rojo y en contraste con su bronceado veraniego, la piel luc铆a radiante. Completando su atuendo, llevaba una blusa blanca con un pronunciado escote y mangas hasta el codo, ligeramente transparente dejando entrever el sost茅n negro. Imagin贸 que lucir铆a unas prendas 铆ntimas a juego, lo que despert贸 cierta excitaci贸n en 茅l.

-Hola, 驴c贸mo est谩s?

-Hola Grey, todo bien - respondi贸 con un suave beso marcando el comienzo de la conversaci贸n.

-Me encanta c贸mo te has arreglado.

-Lo hice pensando en ti, 驴te gusta?

-Por supuesto, est谩s hermosa as铆.

-Gracias, quer铆a lucir bien para ti.

-Con cualquier cosa me gustas, lo sabes.

-S铆, pero tambi茅n s茅 que hay conjuntos que te gustan m谩s que otros.

-Es cierto, 驴subimos o prefieres dar un paseo?

-Me encantar铆a pasear y que me vean contigo, que sepan que soy tuya.

-Me parece perfecto, entonces vamos a tomar algo fresco.

Tomados de la mano, caminaron unos metros por la calle hasta llegar a una helader铆a. Dentro, Grey eligi贸 una mesa junto a la amplia ventana que daba a la calle y le apart贸 la silla para que ella tomara asiento.

-Gracias.

-驴Crees que nos ver谩n bien desde aqu铆? - pregunt贸 茅l, sonriendo.

-Claro, pareciera que estuvi茅ramos en un escaparate, pero estando contigo no me importa.

-驴Sucedi贸 algo?

-No, nada grave, solo tuve una peque帽a discusi贸n con mis padres, pero todo est谩 bien ahora.

-隆Perfecto entonces!隆

Pidieron un par de horchatas a la camarera y continuaron conversando. El local estaba bastante concurrido, y en un momento de la charla, 茅l le propuso:

-驴Har铆as algo por m铆?

-Pide y se te conceder谩, sabes que me gusta portarme mal pero soy obediente - respondi贸 ella con una sonrisa.

-Quiero que vayas al ba帽o, te quites las braguitas y me las des.

-Hecho.

Se levant贸, le acarici贸 el hombro al separarse hacia el ba帽o. 脡l la observ贸 con atenci贸n, y en poco tiempo regres贸. Al sentarse nuevamente, puso su mano cerrada sobre la mesa; 茅l acerc贸 la suya y se realiz贸 el intercambio de la 铆ntima prenda. Ella mir贸 disimuladamente a las otras mesas, sus pulsaciones se aceleraron por la emoci贸n del momento. Grey acerc贸 las bragas a su nariz, inhalando el aroma que desprend铆an, confirmando que eran negras, tal como imaginaba.

-Tienen el aroma de tu delicioso perfume, me encanta - afirm贸 Grey.

-Me alegra que te siga gustando - respondi贸 ella, dando un sorbo a su horchata.

-驴Quieres que haga algo m谩s, Grey?

-Por ahora no, mi ni帽a.

Grey guard贸 las bragas en el bolsillo de su pantal贸n vaquero.

-Anhelo disfrutar lo que tus bragas ocultaban.

-Estar铆a encantada de que lo hicieras.

-Todo a su tiempo, traviesa - le dijo con una sonrisa.

Grey sab铆a manejar los tiempos, y a ella le encantaba ser dirigida y seguir su ritmo. Un momento

Despu茅s de abonar los helados, salieron a la calle; ella percibi贸 c贸mo el viento ascend铆a por sus piernas y alcanzaba su h煤meda entrepierna. Recorrieron las calles de su vecindario durante un rato.

-驴Crees que nos han visto lo suficiente o prefieres seguir mostr谩ndome? -inquiri贸 茅l.

-Estar铆a contigo toda la tarde para dejarles claro, aunque ahora prefiero regresar a casa y entregarme a tus deseos. -respondi贸 ella.

-En ese caso, v谩monos. -confirm贸 茅l.

No tardaron en llegar a la entrada del edificio; justo en ese momento, una pareja sal铆a. Grey rode贸 su cintura, la bes贸 apasionadamente y la pareja que pasaba a su lado apenas lo not贸, aunque se percataron del gesto.

-Creo que al menos esos dos ya no tienen dudas de que eres m铆a. -coment贸 Grey.

-Me alegra escucharlo. -respondi贸 ella.

Al llegar al apartamento, Grey la impuls贸 contra la pared apenas cruzaron la puerta, ah铆 la bes贸 nuevamente; esta vez su mano derecha se desliz贸 debajo de la falda en busca de su excitado cl铆toris. Continu贸 bes谩ndola y acarici谩ndola hasta que sus gemidos comenzaron a brotar, entonces se detuvo y tom贸 su mano.

-Ll茅vame a tu sal贸n. -le indic贸.

Una vez all铆, la hizo sentarse en el sof谩 y le separ贸 las piernas.

-No te muevas, voy a poner m煤sica. -anunci贸 Grey.

Regres贸 a su lado, se arrodill贸 y empez贸 a acariciar sus suaves y largas piernas. Ella, al sentir su piel, comenz贸 a relajarse; continu贸 ascendiendo por sus muslos hasta llegar a su entrepierna, pero acariciando solo su contorno. Despu茅s de unos minutos, ella ansiaba m谩s, pero sab铆a que no pod铆a pedirlo, ya que 茅l ten铆a el control de la situaci贸n. De repente, los dedos de Grey comenzaron a separar sus labios y a acariciar su cl铆toris; enseguida not贸 c贸mo se entregaba y se lubricaba, continu贸 jugando con 茅l un poco m谩s y luego subi贸 su falda para lamerlo. Los gemidos de ella se intensificaron, moviendo sus caderas al comp谩s, separ贸 un poco m谩s sus piernas para que 茅l tuviera mejor acceso y ella coloc贸 sus manos con delicadeza en su cabeza, apret谩ndolo contra ella mientras acariciaba su cabello. No pas贸 mucho tiempo antes de que sintiera que el orgasmo se acercaba.

-隆Estoy llegando! -exclam贸 ella.

Despu茅s del cl铆max, Grey se apart贸 y se puso de pie, saboreando su boca mientras la miraba fijamente.

-Delicioso, extra帽aba el sabor de tu piel, no recuerdo cu谩ndo fue la 煤ltima vez.

-Han pasado demasiadas semanas, tambi茅n lo extra帽aba. -respondi贸 ella.

Ella sonri贸 y Grey fue por dos copas; al regresar, ella estaba c贸modamente reclinada en el sof谩. Le ofreci贸 una copa y brindaron antes de beber un largo trago.

-隆Qu茅 delicioso est谩 este vino! -exclam贸 ella.

-S铆, es realmente bueno. -confirm贸 Grey.

Grey se quit贸 la camisa blanca y le pidi贸 que le lamiera los pezones; ella se incorpor贸 y lo hizo, recorriendo uno de sus pezones suavemente con la lengua, jugando con 茅l, para luego pasar al otro. Despu茅s de un rato, Grey desabroch贸 su blusa y sost茅n liberando sus senos, empez贸 a lamer sus pezones, aunque esta vez fue un poco m谩s rudo, lo cual ella disfrutaba; le gustaba ser devorada por 茅l, se sent铆a viva en sus manos. Luego la gir贸 y la abraz贸 por detr谩s, mientras mord铆a su cuello, ella se excitaba nuevamente y pas贸 su mano por detr谩s, acariciando su cabeza. Lentamente, Grey descendi贸 una mano por su vientre hasta llegar a su entrepierna, comenzando a jugar con su cl铆toris nuevamente. Grey la llev贸 al borde del orgasmo y se detuvo, dej谩ndola en ese momento de espera; ella ansiaba m谩s, pero 茅l le dio la vuelta y la bes贸 apasionadamente.

En su boca, la presion贸 contra su cuerpo y jug贸 nuevamente con su cl铆toris, ella experiment贸 de nuevo el placer en su feminidad, Grey no le permit铆a respirar, la besaba mientras la masturbaba, y ella gem铆a como pod铆a. Cuando estaba a punto de llegar al cl铆max de nuevo, Grey se detuvo y la mir贸 a los ojos, con una mirada llena de deseo.

-驴Te sientes excitada?

-Sabes que me has puesto muy cachonda, que deseo m谩s, mi amo.

-Excelente, me agrada que lo pidas, 驴c贸mo quieres alcanzar el orgasmo, de frente o de espaldas? Puedes elegir la postura.

-De espaldas, se帽or.

Grey la volte贸 nuevamente y coloc贸 una mano en uno de sus pechos, mordisque贸 su cuello y su oreja, mientras la otra mano regres贸 al centro de su intimidad en busca de su cl铆toris, lo apret贸 con dos dedos y luego lo acarici贸 con movimientos circulares. Esta vez no se detuvo, ella pronto volvi贸 a sentir el placer de pertenecerle y con la excitaci贸n que le hab铆a provocado, no tard贸 en anunciar que estaba a punto de llegar al cl铆max. Grey continu贸 sin pronunciar palabra alguna, ella presion贸 las piernas al sentir el orgasmo, pero 茅l no cesaba en su acto. Grey quer铆a seguir y ella necesitaba un momento de pausa, despu茅s de una breve lucha sin mucha resistencia, ella se dej贸 llevar de nuevo y Grey cambi贸 de mano, esta vez era el otro pecho y el otro lado del cuello y oreja los que mord铆a. Introdujo sus dedos en su caliente y h煤meda intimidad y los pas贸 por sus labios, ella los chup贸, Grey repiti贸 la acci贸n, pero esta vez fue 茅l quien los chup贸, luego retom贸 la estimulaci贸n en su cl铆toris y la masturb贸 como si fuera la primera vez. En esta ocasi贸n, tard贸 un poco m谩s en acercarse al cl铆max, pero no ten铆an prisa, la tarde les pertenec铆a, poco a poco se acercaba al 茅xtasis de un tercer orgasmo, Grey lo sab铆a, lo percib铆a y aument贸 la velocidad de la fricci贸n.

-隆Estoy llegando, mi amo! 隆Me corro!

Grey quer铆a escuchar esas palabras solo por el placer de o铆rlas, pero 茅l conoc铆a su cuerpo y sab铆a lo que iba a ocurrir. Ella complet贸 su orgasmo y esta vez Grey s铆 detuvo su acci贸n, se miraron con satisfacci贸n y tras un suave beso en los labios, brindaron con sus copas.

-Bien, mi ni帽a, ha llegado el momento de que me realices sexo oral.

-Har茅 lo que t煤 desees, se帽or.

-Pero no deseo algo r谩pido, quiero que disfrutes de mi boca y mi lengua, que me lleves al orgasmo sin prisas.

-Lo har茅 como lo pides, amo. Se arrodill贸 y desabroch贸 su pantal贸n, le encantaba ver su miembro erecto y h煤medo sobresaliendo del slip, y comenz贸 a lamerlo. Pronto Grey se excit贸 al sentir el calor de esa boca que siempre le proporcionaba tanto placer cuando estaban juntos. Ella lo introduc铆a en su boca, lo lam铆a por completo y luego lo introduc铆a profundamente, lo estimulaba con su boca sintiendo que su se帽or disfrutaba de sus caricias. Continu贸 as铆 durante un tiempo y luego lo acarici贸 con firmeza mientras escuchaba los gemidos de Grey, quien siempre era sincero y claro cuando estaban juntos, algo que ella apreciaba. Volvi贸 a introducir la polla profundamente en su boca, Grey intentaba controlar la situaci贸n pero en esta ocasi贸n era ella quien llevaba las riendas. Comenz贸 a estimular el glande con su lengua y Grey segu铆a gimiendo, ella sab铆a que estaba cerca de alcanzar el orgasmo y sigui贸 adelante, de repente 茅l anunci贸.

-隆Estoy a punto de correrme, mi ni帽a!

-Deseo que lo hagas en mi rostro, se帽or. Lo masturb贸 mientras sent铆a c贸mo los fluidos de Grey salpicaban su cara mientras gem铆a.

-隆Qu茅 bien, mi ni帽a! Debo admitir que ha sido delicioso sentir de nuevo tu boca y tu lengua en mi pene, me has dejado completamente satisfecho.

-Me complace haberte dado el placer que buscabas.

Grey se sent贸 y con gestos pidi贸 su copa, ella se la acerc贸 y luego bebi贸 de la suya, posteriormente limpi贸 su rostro con un pa帽uelo de papel. Se acurrucaron en el sof谩 y permanecieron en silencio, no era necesario hablar, estaban exactamente donde quer铆an estar.

y disfrutaban de ese momento. Despu茅s de un tiempo as铆, Grey le expres贸:

-Tengo una petici贸n para ti.

-Cu茅ntame.

-Quiero que te excites para m铆, deseo escuchar tus gemidos, me fascina ese sonido que proviene de tu interior y observarte mientras te mueves.

-驴Quieres que lo haga ahora mismo?

-S铆, deseo que lo hagas ya, preciosa.

-Entonces, prep谩rate, mi se帽or.

Inmediatamente, ella se situ贸 frente a 茅l en el sill贸n y abri贸 sus piernas.

-驴Estoy en la posici贸n correcta?

-Est谩s perfecta. Respondi贸 茅l desde el sof谩.

Ella comenz贸 a satisfacer el deseo de su pareja, acariciando sus muslos sin mirarlo. Desde que se conocieron, 茅l la hab铆a transformado, pero ella continuaba evolucionando, adquiriendo confianza en s铆 misma. Se hab铆a convertido en otra mujer desde que estaba con 茅l. Aunque a煤n le costaba enfrentarlo directamente a los ojos, se sent铆a confortable en las manos expertas de su amante. Obedec铆a como la sumisa que era, un rol que hab铆a elegido por s铆 misma y en el que se sent铆a segura. Sus manos exploraron los labios exteriores y se concentraron en su cl铆toris, endurecido por la excitaci贸n del momento. Jug贸 con 茅l y empez贸 a experimentar el placer que la situaci贸n le ofrec铆a. Poco a poco, alz贸 la mirada y lo contempl贸 disfrutando del espect谩culo que ella le brindaba, con una copa en la mano y un cigarro en la otra, seguro de s铆 mismo. La sensaci贸n de cosquilleo en su cl铆toris se transform贸 en placer, y ella comenz贸 a gemir sin contenerse, dej谩ndose llevar por la excitaci贸n creciente y acompa帽ando cada vez m谩s sus gemidos. Mientras tanto, Grey la observaba con serenidad, tomando un trago y fumando. Ella persist铆a en su autoplacer, incrementando la intensidad a medida que se acercaba al cl铆max. Cuando finalmente alcanz贸 el orgasmo, se dej贸 llevar, inclin贸 la cabeza hacia atr谩s y gimi贸 al anunciarlo.

-Excelente, contin煤a as铆, no pares, mi ni帽a.

-隆Ah铆 voy! - Sus dedos acariciaban su cl铆toris con fervor, sin detenerse hasta que los fluidos del cl铆max se liberaron de su interior mientras su respiraci贸n volv铆a gradualmente a la normalidad. Finalmente, detuvo sus movimientos y lo mir贸 con una sonrisa c贸mplice. 脡l le respondi贸 con otra sonrisa y unas palabras.

-Un espect谩culo encantador, me ha gustado lo que has realizado para m铆. Ahora rel谩jate y bebe hasta que te pida algo m谩s.

-Y disfrutar haci茅ndolo. No s茅 c贸mo, pero sacas de m铆 un lado lujurioso que desconoc铆a y que disfruto.

Grey se puso de pie, se acerc贸 a ella y la bes贸 suavemente en los labios, prescindiendo de la lengua en esta ocasi贸n. Luego se dirigi贸 a la cocina, revis贸 la nevera, extrajo algunos ingredientes y comenz贸 a preparar la cena. Eso era algo que a ella le fascinaba de 茅l: c贸mo la cuidaba en todos los aspectos, la mimaba, la complac铆a sexualmente, la besaba y acariciaba como nadie m谩s lo hab铆a hecho, y, cuando la ocasi贸n lo permit铆a, cocinaba para ella. Por todas esas razones, no pod铆a evitar quererlo. Experiment贸 un sentimiento interno que la impuls贸 a levantarse del sill贸n y abrazarlo por la espalda. Grey interrumpi贸 por un instante sus tareas y se deleit贸 en el abrazo. Ambos se envolvieron en el reconfortante calor de sus cuerpos. Instantes despu茅s, Grey se gir贸 hacia ella y la bes贸 en la boca, esta vez permitiendo que sus lenguas se encontraran, presion谩ndola contra s铆. Ella se entreg贸 al momento y permaneci贸 en esa posici贸n hasta que Grey la volte贸, dando un suave azote en sus nalgas. Luego le solicit贸 que preparara la mesa para ambos, si no le importaba. Ella dio un peque帽o salto y se retir贸.

Una vez todo dispuesto, Grey llev贸 la cena informal a la mesa. Se sentaron y disfrutaron de la comida con una botella de vino fr铆o, retomando la conversaci贸n que hab铆an iniciado en la helader铆a acerca de los planes para las festividades navide帽as.

-Este a帽o, creo que estar茅 libre para la Nochevieja. Mencion贸 茅l.

-Yo

Puedo verlo dentro de aproximadamente un mes y podr铆amos coordinar los detalles.

Ser铆a agradable perdernos en un peque帽o pueblo costero o de monta帽a, si te apetece, los dos solos y celebrar juntos el fin de a帽o.

Me encantar铆a esa idea, 驴qu茅 te parece un apartamento? 驴O tal vez una caba帽a?

Lo que decidas t煤, con solo estar contigo soy feliz, nunca hemos pasado un fin de a帽o solos, yo me encargar铆a de la comida y t煤 de los atuendos.

驴De la vestimenta?

S铆, de c贸mo vestirnos para la cena, si arreglarnos, vestir de manera informal o incluso en ropa interior. Y sonri贸

Me agrada la propuesta, reflexionar茅 sobre ello y te informar茅.

Independientemente de tu elecci贸n, estoy seguro de que estar谩 bien. Me siento muy a gusto cuando estoy contigo, logras que me olvide de todos mis problemas y del mundo, me siento afortunado de tener a una mujer fant谩stica en mi vida.

A m铆 me sucede lo mismo, cuando estamos juntos pierdo la noci贸n del tiempo, eso es algo que disfruto.

Por lo tanto, lo planificaremos con todos los detalles una vez que lo tengas decidido.

Continuaron conversando un rato m谩s y luego de tomar caf茅 y una copa, Grey propuso hacer el amor en la cama.

隆Excelente! Respondi贸 ella emocionada.

Grey se dirigi贸 al ba帽o y de un peque帽o armario sac贸 unas cuerdas y diferentes objetos que ella guardaba para sus juegos, muchos de esos objetos eran regalos suyos y otros los hab铆an comprado juntos. Se acerc贸 a ella y la bes贸 con ternura.

驴Est谩s lista, mi ni帽a?

Estoy listo, mi se帽or.

Grey le puso las esposas y una bola roja en la boca para amordazarla, luego le vend贸 los ojos con una tela de seda negra, la inclin贸 sobre la cama y sobre una almohada, empez贸 acariciando sus piernas por detr谩s, aplicando un poco de aceite de melocot贸n. Ella no pod铆a ver ni hablar, pero pod铆a sentir cada contacto sobre su piel. Grey posicion贸 su miembro cerca de su zona 铆ntima y la acarici贸, luego se apart贸 y se arrodill贸, la gir贸 y levant贸 las piernas, recorri贸 con la lengua su parte trasera y frontal, ella gem铆a con cada contacto, Grey disfrutaba sin apuros, deleit谩ndose con ella. Posteriormente, aplic贸 m谩s aceite y volvi贸 a acariciar su piel de abajo hacia arriba hasta llegar a su cuello, para luego descender nuevamente hasta los tobillos. Pod铆a notar c贸mo la piel de su sumisa se estremec铆a al contacto de sus manos. Ella percib铆a c贸mo la humedad entre sus piernas aumentaba, sinti贸 c贸mo 茅l separaba sus piernas e introduc铆a su miembro en su zona 铆ntima. Realiz贸 algunos movimientos y luego se apart贸, ella ansiaba m谩s pero no pod铆a expresarlo con la bola en la boca. Grey repiti贸 la acci贸n, prolongando un poco m谩s los movimientos, lo cual encant贸 a ella. Sentir su miembro fuerte y c谩lido en su interior le provocaba un gran placer, Grey se retir贸 y jug贸 con su cl铆toris, llev谩ndola al orgasmo sin mucha dificultad debido a su excitaci贸n. Entonces, volvi贸 a penetrarla hasta llegar a alcanzar su cl铆max dentro de ella mientras la sujetaba de las caderas.

Luego la liber贸 de las esposas, la acost贸 boca arriba en la cama, y con cuerdas at贸 sus manos y pies a las cuatro esquinas. Se inclin贸 sobre ella y comenz贸 a lamer sus labios vaginales suavemente, quer铆a que disfrutara de cada orgasmo tanto como 茅l lo hab铆a hecho, gradualmente fue avanzando hasta su cl铆toris y lo succion贸 con delicadeza, ella gem铆a de placer. Grey continu贸 d谩ndole placer y llev谩ndola a experimentar un nuevo cl铆max. Cuando cesaron los gemidos, se retir贸 y se puso de pie. Escuch贸 el sonido de los platos siendo recogidos y del agua en la cocina al ser fregada. Tras unos minutos, Grey regres贸, encendi贸 un cigarrillo, se sent贸 en la cama pero permaneci贸 en silencio. Ella aguardaba expectante alguna palabra.

que no llegaba. Grey apag贸 el cigarrillo y se inclin贸 sobre ella para quitarle la bola de la boca, luego desat贸 sus pies y manos y sin pronunciar palabra alguna, comenz贸 a acariciar los pezones con la lengua, los mordi贸 suavemente durante un tiempo, los dos se sumergieron en el placer en silencio. Grey continu贸 besando su boca, luego se desplaz贸 a la oreja m谩s cercana mientras acariciaba uno de sus pechos. Despu茅s, Grey tom贸 la mano de ella y la coloc贸 en su miembro para que lo estimulara, ella obedeci贸 en silencio, solo se escuchaba la m煤sica de fondo. Ella percib铆a c贸mo el miembro de Grey crec铆a en su mano y esa sensaci贸n le agradaba. Cuando Grey tuvo la erecci贸n, la gir贸 y la penetr贸, manteniendo la actividad sexual hasta el cl铆max, luego la abraz贸 y finalmente le dijo.

-Todo est谩 limpio y ordenado, podemos dormir si prefieres.

-No ten铆as la obligaci贸n de hacerlo, pero gracias, se帽or Grey. Me siento muy c贸moda as铆, podemos dormir -se relajaron hasta que Morfeo los llev贸 al mundo de los sue帽os.

La noche hab铆a ca铆do hace tiempo, ninguno de los dos ten铆a noci贸n de la hora, pero eso no les importaba, la velada hab铆a sido una vez m谩s especial, como cada vez que disfrutaban de la compa帽铆a mutua en ese universo que hab铆an creado juntos y solo para ellos, al que llamaban su isla secreta donde la dicha y la felicidad eran lo ordinario. A la ma帽ana siguiente, tras asearse y disfrutar de un buen caf茅, se besaron y cada uno retom贸 su rutina.

-Ll谩mame cuando puedas.

-As铆 lo har茅. Respondi贸 茅l.

Deja una respuesta

Tu direcci贸n de correo electr贸nico no ser谩 publicada. Los campos obligatorios est谩n marcados con *

Tu puntuaci贸n: 脷til

Subir